Artes

PINTURA

La pintura boliviana tiene su inicio en el arte rupestre de los pueblos originarios. Actualmente, se registran más de mil sitios con arte rupestre correspondientes a distintos periodos como ser: paleoindio, preincaico, incaico, colonial y republicano. Los principales parques arqueológicos de arte rupestre boliviano son: Calacala en Oruro, Samaipata (sitio declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad) en Santa Cruz, Copacabana en La Paz e Incamachay (sitio declarado Monumento Nacional) en Chuquisaca.

Durante el periodo colonial, los pintores del actual territorio boliviano recibieron la influencia del manierismo de Bernardo Bitti y del arte estilizado carente de realismo de las tradiciones incaica y tiwanacota, destacándose pintores como Diego Cusihuamán.

En el siglo XVII, el barroco genera la Escuela de Potosí y la Escuela del Collao. En Potosí se tiene una fuerte influencia del manierismo español, destacándose Melchor Pérez de Holguín, el pintor barroco más importante del Virreinato del Perú. Por su parte, en el Collao la influencia hispano flamenca logra inspirar a artistas indígenas y mestizos, destacándose el anónimo Maestro de Calamarca con sus obras conocidas como <<Ángeles y Arcángeles de Calamarca>>.

La independencia incorporó la pintura influenciada por el neoclasicismo y el academicismo con pintores como Melchor María Mercado y Zenón Iturralde. En el siglo XX, aparece el arte marcado por el nacionalismo revolucionario y el indigenismo. El realismo mágico de Arturo Borda, los retratos indígenas de Cecilio Guzmán de Rojas y el arte revolucionario de Miguel Alandia Pantoja, Walter Solón Romero y Alfredo La Placa son los principales referentes. Por su parte, el arte contemporáneo de fines de siglo, introduce temas como el hombre urbano y la crítica social.61 Los pintores contemporáneos más destacados son: Gil Imaná, Lorgio Vaca, Edgar Arandia, Gastón Ugalde, Tito Kuramoto, Carmen Villazón, Sol Mateo, Luis Zilveti y Roberto Mamani Mamani.

ESCULTURA

La escultura boliviana se remonta al periodo de Tiwanaku con las estelas antropomorfas como el Monolito Bennett o las figuras esculpidas en la Puerta del Sol. Más adelante, en el periodo colonial se destaca Tito Yupanqui, autor de la Virgen de Copacabana, quien tuvo una técnica que entroncó la tradición indígena con la escultura española de la época. Posteriormente, se destacan esculturas talladas en iglesias de Sucre y Potosí que fueron influenciadas por la Escuela Sevillana y la Escuela Cuzqueña.

En el periodo republicano, la escultura recibe un impulso con la creación de la Escuela de Bellas Artes de La Paz y es así que a comienzos del siglo XX se destacan Emiliano Luján, Hugo Almaráz, Víctor Zapana y principalmente, Marina Núñez del Prado quien es considerada una de las más grandes escultoras de América Latina. La obra de Núñez del Prado se distingue por el uso de estilizadas curvas (trabajadas en ónix, granito negro, alabastro, etc.), que simbolizan a la mujer, tema que ocupa un lugar central en su arte. Más tarde, después de la década de 1960, aparecen nuevos talentos como Ted Carrasco, Carlos Rodríguez y Marcelo Callaú que en su mayoría se inspiran en la sociedad boliviana y los mitos andinos.

ARQUITECTURA

La arquitectura boliviana rescata los edificios de Tiwanaku construidos con grandes bloques de piedra labrada con excelente ensambladura y las construcciones incaicas como los palacios de la Isla del Sol y los fuertes militares de Samaipata e Incallajta por ejemplo.

En la época colonial se destacan los edificios religiosos barroco mestizos del siglo XVIII que combinan elementos mitológicos europeos y nativos. La Iglesia de San Lorenzo de Potosí, la Basílica de San Francisco de La Paz y las iglesias de las Misiones Jesuíticas son obras representativas de este periodo.

Luego de la independencia, surgen nuevos estilos como el neoclásico con la Catedral de Potosí de Manuel Sanahuja; y el academicismo francés con el Palacio de Gobierno de José Núñez del Prado y la Catedral de Santa Cruz de la Sierra de Felipe Bertrés. A fines del siglo XIX, se impone el eclecticismo reflejado en obras como el Palacio de la Glorieta de Antonio Camponovo que combina 14 estilos arquitectónicos.

En el siglo XX surgen estilos como el <<neotiahuanaco>> con el Museo Nacional de Arqueología de Arturo Posnasky; y el <<academismo oficial>> con el Palacio Legislativo de Camponovo. En la utilización de ambos estilos se distingue Emilio Villanueva, quien es considerado el más importante arquitecto boliviano del siglo por obras como la Alcaldía de La Paz (1925), el Banco Central de Bolivia (1926) y el complejo de la Universidad Mayor de San Andrés (1941-1948).

LITERATURA

En el periodo colonial se destacaron escritores como Antonio de la Calancha y Vicente Pazos Kanki, mientras que a inicios de la vida republicana sobresale Juan Wallparrimachi.

Durante buena parte del siglo XIX, el historiador Gabriel René Moreno es el principal referente de las letras bolivianas.

Las primeras obras literarias bolivianas aparecen a fines del siglo XIX e inicios del siglo XX con autores como Nataniel Aguirre, Ricardo Jaimes Freyre, Alcides Arguedas, Franz Tamayo, Gregorio Reynolds, Jaime Mendoza y Armando Chirveches. Durante la primera mitad del siglo XX se destacan principalmente Adela Zamudio, Demetrio Canelas, Abel Alarcón, Tristán Marof, Enrique Finot y Javier del Granado.

Durante la segunda mitad del siglo XX se acentúan las obras literarias nacionalistas, destacándose escritores como Augusto Céspedes, Carlos Medinaceli, Antonio Díaz Villamil, Óscar Alfaro, Raúl Botelho Gosálvez, Joaquín Aguirre Lavayén, entre otros. Por otra parte, se consagran escritores que marcan una nueva manera de hacer literatura universal en Bolivia como Jaime Sáenz, Óscar Cerruto, Julio de la Vega, Jesús Urzagasti, Jesús Lara, Raúl Otero Reiche, Adolfo Costa Du Rels, Renato Prada Oropeza, Eduardo Mitre, Pedro Shimose, Néstor Taboada Terán, Gastón Suárez, entre otros.

Dentro del panorama literario contemporáneo se destacan escritores de distintos géneros, muchos de ellos impulsados por el Premio Nacional de Novela creado en1998. Gonzalo Lema, Edmundo Paz Soldán, Wolfango Montes, Cé Mendizábal, Ramón Rocha Monroy, Homero Carvalho, Juan de Recacoechea, Víctor Montoya,Adolfo Cárdenas, Giovanna Rivero, Wilmer Urrelo, Rodrigo Hasbún, Víctor Hugo Viscarra, Claudio Ferrufino-Coqueugniot, Sebastián Antezana son los principales referentes.

Diez Novelas más Representativas de la Literatura Boliviana

Novela

Año de Publicación

Autor

Lugar de Nacimiento del Autor

1

Juan de la Rosa

1885

Nataniel Aguirre

Cochabamba

2

Felipe Delgado

1989

Jaime Sáenz

La Paz

3

Jonás y la Ballena Rosada

1987

Wolfango Montes

Santa Cruz de la Sierra

4

Los Deshabitados

1957

Marcelo Quiroga Santa Cruz

Cochabamba

5

Tirinea

1969

Jesús Urzagasti

Gran Chaco

6

La Chaskañawi

1947

Carlos Medinaceli

Sucre

7

El Otro Gallo

1990

Jorge Suárez

Los Yungas

8

Aluvión de Fuego

1935

Oscar Cerruto

La Paz

9

Matías, el Apóstol Suplente

1971

Julio de la Vega

Santa Cruz de la Sierra

10

Raza de Bronce

1919

Alcides Arguedas

La Paz

Cinco Novelas Sugeridas

1

Íntimas

1914

Adela Zamudio

Cochabamba

2

Selección de Historia de la Villa Imperial de Potosí

1965

Bartolomé Arzans de Orsúa y Vela

Potosí

3

El Loco

1966

Arturo Borda

La Paz

4

La Virgen de las Siete Calles

1975

Alfredo Flores

Santa Cruz de la Sierra

5

El Run Run de la Calavera

1983

Ramón Rocha Monroy

Cochabamba

Fuente: Ministerio de Culturas (2009). Seleccionadas en el “Encuentro sobre la novela boliviana” efectuado del 22 al 23 de agosto en el Centro pedagógico Simón I. Patiño).